El kuzu se ha utilizado tradicionalmente en la medicina tradicional asiática gracias a las propiedades curativas que se le atribuyen, y además se utiliza también en la cocina.